28 may. 2011

Un simple boleto...

Parado frente a la caja registradora, soportando el dolor de mis pies luego de una agotadora jornada del supermercado junto a mi esposa, tuve que lidiar con esta señora que insistía en que tenía que darle mi número de cédula. Yo me sorprendí, porque ya estoy que sospecho de cualquier movimiento comercial que se parezca a un medida impositiva para fiscalizar el consumo, así que le pregunté que para qué, si total, iba a pagar con tarjeta de débito, y cualquier investigación podía realizarse a partir de esos registros bancarios.

Ah!, que no, que es para una rifa de tres yipetas y tres apartamentos...

Tranquilamente le dije que no, que no me interesaba, y que me cobre, que no aguanto los pies y la noche avanza. Aunque nadie pareció entender por qué no me interesaba la oportunidad de participar en una rifa de yipetas y apartamentos.

Si el azar y las apuestas deshonra el nombre de Dios, entonces ¿por qué no echamos las rifas de artículos en las tiendas y supermercados en el mismo saco? ¿O no es exactamente el mismo procedimiento fundamentado en el azar el que se sigue en esos eventos? Si yo tengo que esconder mi vergüenza cuando se oiga decir: "Se sacó 10 Millones de pesos en la Loto..!", no debería también esconderla si se dijera: "Se sacó una jeepeta en la rifa de Jumbo..!".

¿Es diferente porque el ticket de la Loto es buscado con alevosa premeditación, mientras el boleto de la rifa me encuentra a mí y no yo a el? Para mí, es la misma premeditación la que se asume al aceptar el boleto..!

"Pero vosotros los que dejáis a Jehová, que olvidáis mi santo monte, que ponéis mesa para la Fortuna, y suministráis libaciones para el Destino; yo también os destinaré a la espada, y todos vosotros os arrodillaréis al degolladero, por cuanto llamé, y no respondisteis; hablé, y no oísteis, sino que hicisteis lo malo delante de mis ojos, y escogisteis lo que me desagrada." -Isa 65:11

Gracia y paz.

Copyright
© Por Santiago Peralta. http://www.eseperalta.blogspot.com. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro y sin alterar su contenido. No es necesario mencionar el autor o la fuente.