21 ene. 2009

El contentamiento aplicado

Recostado sobre mis espaldas con mas de una urgencia a rastro, meditaba esta mañana con mi esposa sobre las razones que hacen atractivo a los ojos de tantos emigrar a otro pais.

Qué diferencia hay en el fondo? Es realmente la facilidad de obtener mas ingresos con el mismo o menor esfuerzo que el desplegado en el terruño? Es una mejor disposición de oportunidades para el éxito? En su rigor, la definición del "Sueño Americano" encierra sencillez, dignidad, y una libertad excenta de ostentaciones. Que la avaricia natural del hombre haya desbordado hasta alcanzar la grotesca condición de hoy es otra cosa.

Además, termina siendo interesante determinar por qué todo el que emigra indefectiblemente añora retornar. Es que en verdad no quisieramos tener que irnos para lograr una vida solo tan suficientemente sencilla, digna y libre como la que promete ese sueño...?

Por encima de esas interrogantes, sabemos que uno de los mas aplicables principios bíblicos para este tiempo y este contexto social en que nos ha tocado vivir es el del contentamiento bíblico, y tomo un pasaje del Antiguo Testamento no sólo como materia de breve exégesis sino para que me sirva de prólogo a la idea final del artículo:

De sus caminos será hastiado el necio de corazón;
pero el hombre de bien estará contento del suyo.
Prov 14:14

Partiendo de este pasaje, es claro que la diferencia radica en la condición del corazón, no en las circunstancias: ambos son dueños de una elección (un camino), sin embargo el necio se hastía del suyo con la facilidad que provoca el vacío de su existencia sin Cristo. El cristiano, en cambio, debe procurar que su corazón esté dirigido por la voluntad de Dios con respecto a estas decisiones. Ella debe serle manifiesta de forma explícita a través de la Biblia, asi como puede ser confirmada por la Iglesia y la multitud de consejeros.

Conténtate en tu camino, hermano, siendo agradecido de la provisión del Señor. Es aquí y ahora el tiempo y el lugar que Dios ha utilizado para tenerte como objeto de Su gracia.


Copyright
© Por Santiago Peralta.
http://www.eseperalta.blogspot.com. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro y sin alterar su contenido. No es necesario mencionar el autor o la fuente.

18 ene. 2009

El modelo cristiano de oración

Leído en una nota de Yahoo.NEWS: "Una encuesta realizada por la Universidad de Chicago arrojó que el 75% de los matrimonios en America que reportaron ser muy felices oran juntos, comparados con el 57% que reportaron serlo sin tener un tiempo de oración en pareja."

Interesante la estadística, aunque deja algún espacio para cuestionar la tipificación de la muestra, porque si bien el cristianismo aparece como líder en adeptos, orarle a cualquier dios que el hombre postmoderno se haya inventado para justificar su rebeldía y su pecado no es mas que un placebo espiritual.

Los datos mas recientes en la materia son los sigtes. (nunca exactos porque, después de todo, es verdaderamente "nacido de nuevo" un adepto cristiano, o son todos estos "cristianos" fundamentados en la Biblia?) :

Cristianismo: 2.1 billion
Islamismo: 1.5 billion
Secular/No-religiosos/Agnosticos/Ateistas: 1.1 billion
Hinduismo: 900 million
Religiones tradicionales orientales: 394 million
Budismo: 376 million
Animismo indígeno: 300 million
Tradicionalismo Africano & Diásporismo: 100 million
Sikismo: 23 million
Juche: 19 million
Espiritismo: 15 million
Judaismo: 14 million
Baha'i: 7 million
Jainismo: 4.2 million
Shinto: 4 million
Cao Dai: 4 million
Zoroastrianismo: 2.6 million
Tenrikionismo: 2 million
Neo-Paganismo: 1 million
Unitarianismo-Universalismo: 800 thousand
Rastafarianismo: 600 thousand
Cienciología: 500 thousand

Ahora, imagínese usted a uno de esos 376 millones de budistas orándole a Buda junto a su esposa... o a uno de entre ese billón y medio de musulmanes invocando a Alá junto a su(s) esposa(s)... y esto por no decir de un ateo que junto a su pareja desee sentarse en su cama a orar, porque sería un contrasentido...! (aunque me cuentan que uno de esos ateos pregona muy orondo: "Ay si, yo soy ateo gracias a Dios...!")... :o)

Bueno, imagíneselo. Como que no cuadra, no ? Estamos entonces ante una diferencia fundamental que aquellos detractores de la individualidad de la salvación por medio de la fe en Cristo fallan en ver: solo el Cristianismo es capaz de enseñarnos los beneficios que la oración en plena comunión con Dios y con nuestro prójimo trae a nuestras vidas.

El modelo de oración que el Señor Jesucristo nos enseñó fomenta una comunión sujeta al Espíritu Santo: "Padre nuestro que estás en los cielos...", "el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy...", "perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas libranos del mal".

Entonces, solo puede orar cumpliendo la voluntad del Padre aquel que:
  • Es hijo, por lo que se deriva que ha nacido del Padre. (Jn 9:31)
  • Está en plena comunión con Dios y con su pareja. (1P 3:7)
  • Sujeta todas sus necesidades, peticiones y acciones de gracias al Espíritu Santo. (Rom 8:26)

Por tanto, miremos primero nuestra condición espiritual ante el Dios de la Biblia y solo así podremos luego concluir en nuestra capacidad para orar, solos o en comunión con el ser amado, al Dios de los cielos, nuestro Hacedor y Sustentador.

Gracia y paz.

15 ene. 2009

La Amada Iglesia de Cristo

Se supone que también habría de publicar algunas estrofas de esas andan por ahí, retozandome entre la osadía y la vergüenza... Pues esta es una que me había sido encargada por mi amada Iglesia de Convertidos a Cristo en ocasión de una celebración aniversario:

De mi Cristo su cuerpo me alberga
Santa iglesia que anuncia su amor
Y sostiene otorgando a mi alma
De los santos su tierno calor

Yo quisiera quedar en sus brazos
Disfrutando sus bienes sin par
Mas anhelo con ansias el dia
En que Cristo me ha de tomar

- Santiago Peralta, Octubre 2007

Copyright
© Por Santiago Peralta.
http://www.eseperalta.blogspot.com. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro y sin alterar su contenido. No es necesario mencionar el autor o la fuente.