1 mar. 2014

¡QUE RESPONDA LA BIBLIA!: ¿Por qué es necesario nacer de nuevo?

La perfecta armonía y estrecha relación con Dios fue impactada por la gravedad del pecado de desobediencia, y el único que puede ReGenerar es aquel que primero pudo Generar la vida: El Creador del Universo, nuestro Dios Todopoderoso. Pero también es el único que puede hacerlo porque Él fue quien estableció las consecuencias de la DeGeneración que produjo el pecado.

Solemos decir que en el Edén, luego que Adán y Eva desobedecieron, perdieron inmediatamente la comunión con su Creador, pero si leemos con cuidado vemos que no quedaron excluidos automáticamente de la comunicación con Dios de manera que no pudieran ya más escuchar Su voz o hablarle libremente. En Gen 3:9 vemos un diálogo entre Dios y el hombre, y entre Dios y la mujer, luego de la caída.

Por tanto, fue Dios quien estableció la condenación por el pecado. Fue Dios quien definió las consecuencias del pecado. Fue Dios quien maldijo, fue Dios quien puso enemistad (no dijo habrá enemistad entre tu simiente y la simiente de la mujer, sino "pondré" enemistad), fue Dios quien multiplicó los dolores (no dijo habrá dolores en tus partos, sino "Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces"). Fue Dios quien estableció la separación y las consecuencias. Dios no estuvo sujeto a un poder de las tinieblas que se desató cuando Adán y Eva comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal. Dios fue la persona que tuvo todo el poder para decidir las consecuencias de la DeGeneración, por tanto solo Él puede ReGenerar.

En resumen: Dios construyó vida en el Edén, hubo un proceso de GENERACIÓN de vida. Por el pecado del hombre hubo un proceso de DEGENERACIÓN de la vida; por tanto, una comunión íntima y eterna con Dios requiere un proceso de REGENERACIÓN de la vida.

Te es necesario nacer de nuevo.

© Por Santiago Peralta. http://www.eseperalta.blogspot.com. Usted puede reproducir y/o distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin que se altere su contenido y se incluya este párrafo en la reproduccíon.

7 feb. 2014

EL ANTÍDOTO CONTRA MI CONDICION DE PECADO

La aterradora experiencia del pueblo de Israel en el desierto, relatada en Num 21:1-9, en donde serpientes venenosas que producían un dolor ardiente tan profundo que llevaban a la muerte a todo aquel afectado por una picadura, fue también referida por Pablo en 1Cor 10:9 "Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes."

Esta es, sin dudas, una de esas experiencias que cualquiera quisiera olvidar.  Sin embargo, el Señor se la recordó a Nicodemo para apuntar a su obra en la cruz del Calvario.

Veamos dos características que encierra este pasaje:

I- La singularidad de la obra de Cristo.

1.- Ante todo, Jehová Dios mandó hacer UNA SOLA serpiente. No mandó hacer docenas de serpientes para que fueran facilmente avistadas desde cualquier lugar del campamento.  Había UNA SOLA serpiente levantada a la cual mirar.  Cristo Jesús es el ÚNICO levantado para Salvación.

¿Ud. cree que no hubo intentos de impostores antes del Señor Jesucristo, que pretendían erigirse a sí mismo como el Mesías anunciado? Eche un vistazo a Hch 5:34-38 para que lo recuerde.

Solo Cristo fue levantado en el madero para que todo aquel que le viere y creyere en Él no se pierda, mas tenga vida eterna.  Teudas y Judas el Galileo se levantaron a si mismos. A Cristo le levantó el amor del Padre por ti y por mi, para que por Su sangre derramada pudiésemos ser salvos.

2.- Jehová Dios mandó confeccionar una serpiente DEL MISMO tipo que las que estaban infringiendo dolor y muerte a Israel. No mandó hacer varios estilos diferentes, varias especies de serpientes.

El término utilizado para referirse a las serpientes "ardientes" era el hebreo שׂרף (śâraph::saw-raf'); que significa encender en fuego, causar una quemadura ardiente, algo que está ardiendo; de donde viene también la palabra serafín (Is 6:2).  Este era el color de los serafines, como de fuego delante del trono de Dios.  De aquí la referencia al nombre de estas serpientes.

Es decir, estas serpientes eran venenosas y sus colores eran brillantes, por lo que Moisés modeló una serpiente de bronce.  Entonces imagíne una serpiente de bronze, reflejando los intensos rayos del sol de aquel desierto... parecía de fuego... una serpiente ardiente..!

Cristo Jesús no solo fue el ÚNICO levantado para Salvación, sino que la dimensión del pecado que redimía SOLO era comparable con la dimensión de la santidad del Cordero Inmolado, nuestro Señor Jesucristo.

II- El principio del antídoto.

Un antídoto o vacuna se fabrica de la misma bacteria o veneno que produce la enfermedad o muerte que estamos tratando de evitar.

¿Cómo se fabrica el antídoto para la picadura de serpientes? Se toma una serpiente, se extrae su veneno, ese veneno se inyecta a un bovino u otro animal del cual podamos extraer luego la sangre, y el suero de esa sangre que ya contiene anticuerpos es lo que nos puede salvar de la picadura de una serpiente.

Por esto fue levantada una serpiente en el desierto, y no otro animal.

¿Digame con qué podríamos matar una serpiente? ¿Con una trampa de serpientes? ¿Con un palo, una pala, o unas botas de esas que tienen punta de hierro?  Lo lógico era entonces construir una estatua de bronce de un palo, o de una pala, o de una bota fuerte...  pero el principio del antídoto nos deja ver que solo una respuesta de la misma naturaleza del problema puede traer la solución efectiva. A un problema espiritual corresponde una solución espiritual. A una picadura de serpiente corresponde un antídoto hecho con suero de veneno de serpiente.

Como respuesta al pecado del hombre, Dios Le hizo pecado para que podamos tener vida por Su muerte en la cruz. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Y de manera figurativa, de quien el Señor recibió una picadura en el calcañar, aunque le aplastó la cabeza en victoria, fue de la serpiente en la cruz...!  "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar." (Gen 3:15)

Es el principio del antídoto en la cruz: el cordero recibió la picadura del pecado de todos en el calcañar, y generó los anticuerpos suficientes por medio de Su sangre para que nosotros pudiésemos recibir el antídoto que nos salva de la muerte eterna. (Jn 3:14-15)

Al inyectarse el veneno del pecado en la sangre de Cristo, hoy podemos recibir de Él, y solamente de Él, el antídoto para que no muramos eternamente...! Gloria al Dios de los cielos...!

Cristo es el único levantado como Salvador de los hombres.  Cristo fue el único levantado para salvación completa, regeneración total, salvación plena, vida eterna... Porque ningún otro fue levantado a su alrededor en la historia para un propósito similar.  Todo fue consumado por Cristo en la cruz del Calvario.

Si tu crees esto, confiando en las promesas de la palabra de Dios y esperando su cumplimiento, y confiesas con tu boca al autor y consumador de esa fe que te salva, a Cristo Jesús, has venido a Salvación con el paquete completo de beneficios eternos para tu alma, ya que en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

© Por Santiago Peralta. http://www.eseperalta.blogspot.com. Usted puede reproducir y/o distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin que se altere su contenido y se incluya este párrafo en la reproduccíon.